Contratar a un community manager: qué le puedes pedir y qué no

Contratar a un community manager: qué le puedes pedir y qué no

El community manager rema en la misma dirección que todo el equipo de marketing

Contratar a un Community Manager: qué le puedes pedir y qué no

La relevancia de la comunicación digital en las organizaciones y en la sociedad en general es evidente. Ningún departamento de recursos humanos cuestiona la importancia de contratar a un community manager para incorporarlo en sus equipos de comunicación y/o marketing digital. 

El community manager es un profesional apasionado de la comunicación, que planea y ejecuta todas aquellas acciones necesarias para que una empresa tenga presencia y éxito en Internet, específicamente, en las redes sociales.

Pero, ¿tenemos claro cuáles son los servicios del community manager? ¿Sabemos qué pedir y qué no cuando queremos contratar a un community manager para nuestra organización? 

En este nuevo artículo en el blog de Agencia Vilo intentaremos resolver tus dudas y, si te queda alguna pregunta en la recámara, puedes escribirnos un correo a escribenos@agenciavilo.com y te responderemos encantados. 

Según los últimos datos del informe “Digital 2022” , elaborado por We are Social y Hootsuite, más de 4.950 millones de usuarios en todo el mundo, durante casi siete horas y media al día, usan Internet. 

Cualquier empresa u organización que quiera construir y consolidar su reputación y marca y alcanzar visibilidad entre sus stakeholders, debe implementar una correcta presencia digital.

A estas alturas de la película ya sabrás que si no estás en internet, no existes. 

¿Qué debemos valorar si queremos contratar a un Community Manager?

Una comunicación digital eficaz se fundamenta en un diseño adecuado, contenidos interesantes y actualizados y múltiples recursos informativos, audiovisuales y documentales. 

Las redes sociales son un canal esencial  de toda estrategia de marketing  digital y el community manager juega un papel fundamental en su definición, ejecución y análisis. 

¿Qué debemos valorar si queremos contratar a un community manager? 

No. No es un trabajo que pueda hacer el hijo de un amigo o un primo por el simple hecho de que te cobra poco o porque “el precio es más bajo”. Recuerda: lo barato acaba saliendo caro. 

La profesión de community manager no es tan sencilla como parece y no todo el mundo está capacitado para realizarla adecuadamente. Los servicios del community manager requieren de un conjunto de habilidades y capacidades específicas.

¿Qué le puedes pedir a un Community Manager?

Suele estar formado en áreas como marketing, periodismo, publicidad o relaciones públicas; por lo tanto, debe ser un entusiasta de la comunicación. Entre sus responsabilidades está el contacto permanente con las audiencias de la organización y actuar como puente entre éstas y la empresa, y viceversa. 

Asume y da la cara ante cualquier situación que pueda surgir en la comunidad digital y atrae a los visitantes mediante, entre otras técnicas, la elaboración y difusión de contenidos. 

Debe ser autónomo, proactivo y capaz de improvisar cuando parece que las acciones emprendidas no están dando los resultados deseados. 

Presta atención en las necesidades de la audiencia, sin dejar de pensar en los intereses de la empresa u organización. El community manager debe escuchar con atención (listener) y responder con cautela.

El community manager es el gran “optimizador” de la visibilidad de la marca, es la primera cara de la organización con la que se encuentran muchos usuarios en el mundo digital.  

Esta realidad requiere altas capacidades para transmitir los valores, los mensajes, las emociones y el tono de la marca, sin dejar de ser cariñoso y empático para estimular a las audiencias a entrar a formar parte de la comunidad. 

Debe ser una persona capaz de realizar varias tareas a la vez: 

  • conversar con la empresa y con la audiencia. 
  • crear contenidos de calidad. 
  • estar siempre atento monitorizando todos los canales de comunicación de su organización, independientemente de si se tratan de canales de venta o no.

El principal objetivo del Community Manager: vender, o como mínimo, preparar el camino hacia la venta

Este profesional ejecuta las acciones del departamento de marketing en redes sociales y, a menudo, dispone de un completo plan de contenidos que se alinea con las diferentes estrategias de marketing o ventas. 

No en vano uno de los principales objetivos del community manager es estimular las “conversaciones útiles” de la comunidad de la marca para que éstas se traduzcan en ventas, o por lo menos, se acerquen lo máximo posible al último clic que precede a la venta.

Dicho de otro modo, la finalidad primordial del community manager es conseguir el mayor número de conversiones: es decir, lograr que los seguidores se conviertan en clientes. 

Estrategia de contenidos y análisis de resultados

Tal y como hemos dejado caer en el apartado anterior, las acciones de un community manager no se hacen «al tuntún»: cada paso va acompañado de un análisis de los resultados y responde a una estrategia de contenidos previa con unos objetivos claros y bien definidos. 

El community manager es quien construye, gestiona y administra la comunidad digital a través de las redes sociales, sabe cuándo es mejor publicar y qué contenidos se adaptan a los objetivos establecidos. 

No se trata de publicar por publicar, se trata de ofrecer contenidos relevantes, que generen valor y que sean lo suficientemente llamativos como para captar la atención de un público que ha recibido una educación digital desde niño y que consume entretenimiento de forma natural en Tik Tok y Twitch. 

El community manager debe ser capaz de elaborar un plan de contenidos que establezca qué se va a publicar, qué temas son prioritarios y cómo se van a distribuir (con qué periodicidad, qué tipo de contenidos y en qué redes sociales). 

Es imprescindible que domine a la perfección herramientas de gestión de contenidos como Hootsuite, Trello o Buffer, que le ayudan en la programación y calendarización de las distintas publicaciones.

Siempre conectado

Ésta es una de las partes más duras de la profesión, pero la implicación total con la marca es una condición cada vez más demandada.  Es el “solucionador de problemas” en primera instancia, el responsable de contestar las preguntas y comentarios de la audiencia y de detectar y levantar la mano si observa que se podría producir una crisis de reputación digital, si es que no se está produciendo ya. 

Para el community manager, la medición de sus acciones y la interpretación de los resultados son clave para tomar decisiones de negocio correctas.

El seguimiento continuado de las publicaciones en las redes sociales es esencial para, en función de las métricas, ir adaptando la estrategia de comunicación. 

Aquellos posts que tengan un buen rendimiento y funcionen mejor que el resto (con más alcance, CTR e interacciones) marcarán el camino a seguir. Las herramientas que suele usar y que, por tanto, debe controlar y saber interpretar cualquier community manager, para la correcta interpretación  de los resultados, son las estadísticas que ofrecen las propias redes sociales y/o las métricas que facilitan plataformas como Metricool, Iconosquare o Spriklr.

¿Qué no es un community manager?

El community manager NO ES un “hombre orquesta”, que toca todos los instrumentos que componen y que requiere el marketing digital. 

Cuando una organización desea potenciar o implementar una estrategia de comunicación , no puede considerar que contratando a un community manager ya lo tiene resuelto. Este profesional es una pieza importante del engranaje, pero él sólo no conforma el departamento entero. 

El community manager no es un diseñador gráfico ni un especialista en edición audiovisual, pero sí se le puede requerir tener algunas habilidades para crear contenidos visualmente atractivos como infografías sencillas, gifs o animaciones breves. 

Entre los conocimientos del community manager no está (obligatoriamente) controlar los programas de diseño Adobe Photoshop, Adobe Illustrator o Basecamp. Se puede ser más o menos creativo, pero la capacidad de diseñar o de producir y editar vídeos es algo que se adquiere a través de una formación y de horas de práctica.

El community manager tampoco es el diseñador web que maqueta diferentes sitios web como páginas, blogs, landing pages o tiendas on line. 

Aunque no se le requieren conocimientos informáticos, se agradece si este perfil profesional tiene nociones de HTML, puede escribir en este lenguaje algunas líneas de código o es capaz de detectar un error sencillo que pueda solucionar él mismo. 

No es especialista ni en SEO ni en SEM, aunque sabe que el departamento de marketing trabaja con unas keywords para posicionar el producto o el servicio del cliente y en algún momento le pedirá que redacte textos teniendo en cuenta estas palabras clave. 

Tampoco es un analista digital, aunque sí debe conocer el comportamiento de la audiencia para optimizar sus experiencias. Debe saber leer e interpretar las herramientas de medición, como Google Analytics y Semrush, aunque es posible que necesite el apoyo del Social Media Manager o el Marketing Manager para construir la radiografía completa de lo que ocurre. 

Si estás pensando en contratar a un community manager con las máximas garantías de profesionalidad, puedes contactar con nosotros: podemos ofrecerte un completo servicio de creación de contenidos a medida. 

Mándanos un e-mail a escribenos@agenciavilo.com, o llámanos directamente al (+34) 680 53 81 97 y nos encargaremos de transmitir tu historia. ¿Hablamos?

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Suscríbete a nuestra newsletter
Te recomendamos
Categorías
Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Pídela Gratis!
¡Pídela Gratis!
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?